DEJARLOS IR DESPEDIRLOS CON AMOR

GLORIA ESPINO DURÁN

dejarlos ir despedirlos con amor

El proceso de la muerte es una experiencia inherente a la vida humana, mientras que la esencia del alma es eterna. Así como la vida inicia con un viaje del ser del cielo a la tierra, la muerte es el regreso, el mismo viaje de regreso al origen de amor y luz eterna. 

Para comprender, aceptar y trascender la pérdida de un ser querido, primero hay que comprender y aceptar la propia muerte. 

Es desde esta conciencia que cada persona vive la muerte de un ser amado, y para esto es esencial la concepción de sí mismo y de la propia muerte. Al reconocerse cómo un ser espiritual, un alma encarnada, la percepción de la vida y la muerte es diferente. Sé es consciente que la experiencia humana es temporal y que el cuerpo físico es el portador del alma que es eterna. 

Al morir a la vida, el ser humano, pasa por una etapa de liberar, soltar apegos a lo físico y material, despedirse de todo lo que experimentó y de los seres que ama. Se percibe el mundo exterior de manera diferente, ya no hay dolor, desilusión, se olvidan las diferencias, los juicios. 

Se desvanece la sensación del ego y el control, entonces es fácil soltarse y devolver el cuerpo a la tierra y la conciencia interior aumenta. El lazo de amor eterno e incondicional se fortalece, y la comunicación con sus seres queridos es directa de corazón a corazón. Aun cuando la pérdida de un ser querido es dolorosa, triste y es natural extrañarlo y añorar su presencia física, ser conscientes del proceso que él está viviendo, para acompañarlo, sostenerlo y liberarlo… despedirlos con amor, fortalece el lazo de amor que es inmortal. Permitirles desde el amor incondicional partir, ser libres y conectarse con la esencia inagotable de luz y paz, a través del acto sagrado de morir; es el momento de dejarlos ir y despedirlos con amor. La muerte es inevitable, el dolor también. Cómo se vive, es una elección. Despedirlos desde la sabiduría del espíritu, la conexión del alma y el amor del corazón. 

PORQUE TE AMO, TE HONRO, TE LIBERO, TE DEJO IR. GRACIAS POR TU AMOR. En esta etapa de pérdida y dolor humano: -Liberarlos y liberarnos a través del perdón y la reconciliación, es el camino a La Paz y la trascendencia del ser, el amor eterno y la evolución del alma. -La luz del espíritu divino que habita en ti, en mí y en cada ser humano, ilumine el corazón de los que han vivido esta experiencia de pérdida y separación. -Enciende una vela, haz una oración y despídete con amor, con conciencia plena de que se volverán a encontrar en el eterno presente, de Dios y el universo. Honor a quien honor merece. Te despedimos con amor y gratitud. Descansa en Paz Luis Enrique Sala Villanueva. Tu familia.