spot_img

Guayacanes y macuilis dan color a Tabasco en primavera

Avenidas, parques y calles así como diversas zonas arboladas en Tabasco se visten de color amarillo, rosa o lila de distintas tonalidades con la llegada de la primavera, época en la que florecen los guayacanes y macuilis.

Hacia finales de marzo y primeras semanas de abril, los árboles sembrados a orillas de avenidas como Paseo Tabasco, Usumacinta, Colegio Militar, 27 de Febrero y Velódromo de la Ciudad Deportiva, dan paso al multicolor.

Parques como “Tomás Garrido”, La Pólvora, y orillas de carreteras, en todo el estado y las ciudades donde esas especies de árboles abundan, muestran un paisaje único y con corta duración.

Por lo general, entre el comienzo de la floración, su permanencia y posterior caída, transcurren seis días, cuando debajo del tronco y las ramas desnudas, se forman especies de alfombras florales con los colores tradicionales del guayacán y macuilis.

Es tan arraigado en Tabasco el gusto por estos árboles que fraccionamientos, calles, glorietas y embarcaderos sobre el río Grijalva han sido bautizados con sus nombres.

Incluso, compositores tabasqueños han escrito canciones alusivas a su color y temporalidad, como es el caso de Manuel Pérez Merino, cuyo nombre lleva una calle cerca del Paso Macuilis a orillas del río Grijalva y quien compuso Primavera Tabasqueña.

En la canción expresa: “cuando florecen los guayacanes y macuilises, como de un sueño despierta el alma del tabasqueño, el pueblo canta, el sol nos quema, y toda entera se nos entrega la primavera”.

Otro tema alusivo a este colorido que ofrecen los árboles es la canción, La leyenda del Guayacán, de Mario Vázquez Alfaro, en la cual resalta que año con año nos regala su torrente de color y la dicha de contemplarlo.

“Tierras de calor y torrenciales aguaceros, que vio salir al sol y al arcoíris esplendor, y el guayacán que ni un color había tenido, de esos tantos colores, el más brillante se robó, para teñir sus flores de amarillo tan radiante”.

El fugaz colorido suele en ocasiones combinarse al mismo tiempo, pero también suele ocurrir que alguno de ellos retrasa su florecimiento y entonces se escalonan las tonalidades.

Una vez desnudas las ramas de los guayacanes, macuilis y framboyanes, de nuevo comienzan a reverdecer con sus hojas a lo largo del resto del año, hasta que de nuevo al inicio de la siguiente primavera les brota de nuevo su color.

PUBLICIDADspot_img
568FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
5,302SeguidoresSeguir

Lo más popular