Por un Tabasco más fuerte y saludable presenta ley contra la obesidad la diputada Jessyca Mayo

DIPUTADA BEATRIZ MILLAND PÉREZ, PRESIDENTA DE LA COMISIÓN PERMANENTE

COMPAÑERAS DIPUTADAS Y DIPUTADOS

REPRESENTANTES DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

PÚBLICO EN GENERAL

Con las facultades constitucionalmente conferidas, me permito poner a consideración una iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la LEY PARA LA PREVENCIÓN Y COMBATE DE LA OBESIDAD, SOBREPESO Y OTROS TRASTORNOS ALIMENTICIOS DEL ESTADO DE TABASCO y se derogan diversas disposiciones de la LEY DE SALUD DEL ESTADO DE TABASCO que por lo extenso de su contenido y en virtud que será turnada a comisiones y circulada a todos ustedes, me permito dar lectura a una síntesis de la misma.

La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por un mayor contenido de grasa corporal, que pone en riesgo la salud y que limita las expectativas y la calidad de vida de las personas.

Datos de la Organización Mundial de la Salud indican que desde el año 1980 la obesidad ha aumentado a más del doble en todo el mundo, por lo que la OMS ha declarado a la obesidad y al sobrepeso con el carácter de epidemia mundial, que representa además de una gran carga económica para los presupuestos destinados a la salud, por sus costos asociados tanto directos como indirectos.

Hoy más que nunca se habla de la necesidad de combatir a la obesidad y al sobrepeso, ante esta terrible epidemia de obesidad y diabetes que vivimos en nuestro país, se suma ahora la pandemia de COVID-19, haciendo todavía más vulnerable a la población mexicana que ya vive con alguna enfermedad crónica. De hecho, la Organización Panamericana de la Salud recientemente declaró que para México se estima que el impacto de COVID-19 puede ser mayor debido a una mayor incidencia en cuanto a estos trastornos alimenticios.

El riesgo de síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus plantea un riesgo particular para aquellas personas que viven con afecciones preexistentes que deterioran la respuesta inmune o amplifican la respuesta proinflamatoria. De hecho, el impacto desproporcionado de la gripe H1N1 y ahora de la COVID-19 en los pacientes con obesidad y obesidad grave no es sorprendente, dado el impacto de la obesidad en la función pulmonar.

La pregunta que nos debemos hacer es saber si seremos capaces de entender las necesidades de prevención, todo un reto que debemos asumir desde lo personal, la familia, el gobierno y desde luego desde la función legislativa.

Además del objetivo principal de la presente iniciativa relacionado con la salud y la calidad de vida de las personas y lo concerniente a los indicadores económicos de bienestar social que genera para el Estado atender los padecimientos que se derivan de esta condición; encontramos un tercer factor en el que debemos poner atención, el acoso psicológico y verbal que sufren especialmente las niñas, niños y adolescentes con problemas de obesidad y sobrepeso.

Los niños que padecen sobrepeso muestran un menor rendimiento académico, muestran una menor satisfacción ante la vida y tienen mayores probabilidades de sufrir acoso escolar por su apariencia física que dañan su autoestima y fomentan una sensación de temor, por lo que el tercer objetivo de nuestra propuesta es promover desde la función pública que los niños, niñas y adolescentes con obesidad encuentren el acompañamiento necesario para afrontar esta situación, que en muchos casos puede desencadenar en consecuencias fatales.

La iniciativa conserva la esencia que hasta hoy se mantiene en la ley de salud, manteniendo los avances legislativos logrados hasta la fecha, pero se dota de independencia técnica en una nueva ley.

En conclusión, con la aprobación de esta nueva ley, se avanzaría enormemente en los siguientes rubros:

1. El reconocimiento de conductas discriminatorias ante cualquier negación de acceso a servicios públicos o privados por motivo de padecer sobrepeso u obesidad, para que se pueda proceder conforme lo establece Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación en el Estado de Tabasco.

2. Otorgar facultades expresas a la Secretaría de Salud para que colaboración con otras autoridades, implementen coordinadamente la Estrategia Estatal para Prevenir la Obesidad en el Estado de Tabasco, y entre otras cosas, a quienes incumplan con las disposiciones de esta ley se les sancione conforme a derecho, para que por ejemplo, entre otras disposiciones, se respete lo establecido en la ley desde el 15 de Junio de 2019, respecto de la prohibición de vender golosinas dentro de las escuelas y otros centros públicos; práctica que no ha sido erradicada en su totalidad.

3. Armonizar con los esfuerzos realizados a nivel federal en materia de etiquetado, tendientes a combatir los trastornos alimenticios como la obesidad y el sobrepeso; y

4. Implementar acciones urgentes para prevenir y combatir el sobrepeso y la obesidad que promuevan e impulsen programas y campañas de información sobre los buenos hábitos alimenticios.

Agradezco profundamente a quienes, con su amplia experiencia y profunda convicción con los temas relacionados a la salud, enriquecieron con sus conocimientos y pericia este proyecto, especialmente mi agradecimiento al doctor Roberto Carlos Cisneros de Ajuria y a las autoridades de la Secretaría de Salud, muchas gracias.

En virtud de todo lo anterior, someto a la consideración del Pleno la presente iniciativa que expide la LEY PARA LA PREVENCIÓN Y COMBATE DE LA OBESIDAD, SOBREPESO Y OTROS TRASTORNOS ALIMENTICIOS DEL ESTADO DE TABASCO que por lo extenso de su contenido omito su lectura íntegra, pero que atendiendo al proceso legislativo será puesta al conocimiento de todos ustedes en el momento procesal oportuno.

Atentamente, Diputada Jessyca Mayo Aparicio, fracción parlamentaria de MORENA.

Nirvana mediadesign redes sociales