spot_img

Series y salud mental: las mejores tramas (y traumas)

Depresión, estrés y ansiedad son tan solo algunos padecimientos mentales con los que cualquiera se siente identificado. Aunque muy pocas veces es bien representado en el cine y la televisión, te dejamos grandes ejemplos sobre la salud mental en las series.

Salud mental en las series

Mr. Robot

La historia de un ingeniero de ciberseguridad y hacker que es reclutado por un anarquista conocido como Mr. Robot suena bastante interesante. Y sí, este thriller te dejará al borde del asiento con cada episodio.

Pero lo que realmente le aplaudimos es que es un gran ejemplo de cómo tratar la salud mental en las series. El protagonista (interpretado por Rami Malek) vive con varias enfermedades mentales: ansiedad social y trastorno disociativo de identidad.

De hecho, muchos espectadores también pudieron identificar actitudes relacionadas con la paranoia, la depresión o hasta con el TOC en el personaje. Esto no es coincidencia, ya que el creador de la serie sufre de ansiedad social y llevó muchas de sus experiencias a la serie. Además, todo el tiempo trabajó con un psicólogo de la mano.

BoJack Horseman

Otro de los grandes ejemplos sobre salud mental en las series es BoJack Horseman. La trama sigue a un caballo antropomorfo que en realidad es una celebridad caída en desgracia y que planea un regreso triunfal. Sin embargo, tiene que lidiar con sus adicciones y su depresión.

Así es como durante seis temporadas somos testigos de una manera innovadora de explorar la salud mental. Pues no solo trata de mostrar lo que es vivir con una enfermedad de este tipo, sino que también examina todas las posibles causas y efectos.

Sin embargo, no solo BoJack es quien sufre de algo así. Las más recientes temporadas nos dejan ver que cualquiera puede ser víctima de una enfermedad mental. Y así es como también tenemos una visión de lo que es vivir con ansiedad, trastorno por estrés postraumático y hasta demencia.

Mira todas las temporadas en Netflix.

Legión

Quizás cuando hablamos de la representación de enfermedades mentales, este no es el mejor ejemplo. Entonces, ¿por qué está en la lista? Porque a través de distintos elementos pone sí o sí sobre la mesa la importancia de hablar de salud mental en las series.

La trama sigue a David Haller, quien fue diagnosticado con esquizofrenia a muy temprana edad. Desde entonces ha pasado toda su vida en varios hospitales psiquiátricos. Sin embargo, poco a poco se revela que podría ser un mutante con poderes mentales.

Como ya dijimos, esta serie a veces no representa muy bien la esquizofrenia. Pues al mezclar elementos de ciencia ficción, pocas veces sabemos si lo que sufre el personaje es debido a un problema mental o por los poderes que parece tener.

Sin embargo, todos los capítulos (algunos desde los primeros minutos) ahondan en diferentes enfermedades, en cómo deberían de ser tratadas y hasta en cómo es vivir con ellas.

Disfruta de las tres temporadas en Fox Premium o Netflix.

Atypical

Aunque Sam, el protagonista de esta serie, tiene un trastorno del espectro autista, resulta un gran ejemplo de cómo se puede hablar de salud mental en las series.

Y es que Sam tiene 18 años y ha decidido que es el momento de tener novia y experimentar sus primeras relaciones. Esto pone de cabeza su vida y la de su familia. Sin embargo, ellos no podrían pasar por todas esas situaciones solos y por eso está el personaje de Julia Sasaki, la terapeuta de Sam.

Ella consigue ser de gran ayuda para guiar de manera emocional a toda esta familia, que de otra manera se habría visto destrozada. Además, así se demuestra que no necesariamente tienes que tener una enfermedad mental para pedir ayuda.

Disponible en Netflix.

Dexter

Otro de los ejemplos de salud mental en las series es la de la aclamada Dexter. La historia sigue a un forense especializado en el análisis de salpicaduras de sangre en el Departamento de Policía de Miami. Sin embargo, también es un asesino en serie que busca criminales para matarlos.

Basta saber eso para entender que estamos ante un hombre que sufre de psicopatía y que también tiene muchos comportamientos asociados al trastorno esquizoide, como la falta de interés por relacionarse con los demás.

Maratonea las ocho temporadas en Prime Video.

Maniac

Uno de los retratos más brillantes sobre la salud mental en las series es Maniac. Con solo 10 episodios nos da mucho que pensar sobre cómo son tratadas las enfermedades y padecimientos mentales y sobre la lucha diaria de las personas que los sufren.

La trama sigue a Annie (Emma Stone) y Owen (Jonah Hill), quienes se conocen cuando participan en un extraño ensayo farmacéutico que promete curar con solo tres pastillas cualquier problema mental.

Conforme avanza la serie podemos ver que Annie es desadaptada y tiene tendencias autodestructivas, mientras que Owen sufrió de un brote psicótico y ahora intenta superarlo. Sin embargo, la serie también cuestiona si realmente hay alguien “normal” y 100% cuerdo en el mundo y también el papel de la inteligencia artificial en el tratamiento de temas relacionados con la mente.

Sorpréndete y haz tu análisis con esta serie que está en Netflix.

Unbreakable Kimmy Schmidt

Esta historia sigue a Kimmy Schmidt, quien pasó los últimos 15 años de su vida secuestrada junto a otras mujeres por un líder de una secta religiosa. Ahora, que fue rescatada intentará llevar una vida normal.

Si tomamos en cuenta la sinopsis, cualquiera pensaría que se trata de un drama bastante oscuro. Sin embargo, se trata de una sitcom que lleva el tema de la salud mental en las series a otro nivel.

Aunque la mayor parte del tiempo estamos riendo por lo inadaptada que es Kimmy, siempre nos recuerda que se trata de una superviviente que intenta lidiar con su estrés postraumático de distintas maneras.

Disponible en Netflix.

Lady Dynamite

Otro gran ejemplo sobre la salud mental en las series es Lady Dynamite. Y esta destaca del resto porque la trama se inspira en la vida de la actriz Maria Bamford, quien lidia con enfermedades mentales.

En la serie vemos cómo la protagonista regresa a Los Ángeles después de pasar seis meses en recuperación por un desorden bipolar. Ahora intenta reconstruir su carrera desde cero con la ayuda de su agente.

Como ya mencionamos, lo mejor es que la misma actriz principal sufre de un desorden bipolar y de TOC. Así que mucho de lo que vemos en pantalla se basa en sus propias experiencias, preocupaciones y consecuencias ocasionadas por estos padecimientos.

Mírala en Netflix.

PUBLICIDADspot_img
568FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
0SeguidoresSeguir
5,302SeguidoresSeguir

Lo más popular